Nuestros dos hijos estudiaron en el Villa Magdalena y escoger este nido fue la mejor decisión que tomamos. Lejos de buscar excusas para faltar a clases, Sebastián y Facundo se molestaban si los recogían antes de su hora de salida, porque les encantaba ir al nido. En el Villa Magdalena nuestros hijos encontraron un segundo hogar, donde no solo recibían educación y les inculcaban valores, sino también donde recibían mucho amor y el mejor cuidado por parte de todo el personal. El nido Villa Magdalena no solo es una institución educativa, sino que es una gran familia donde la prioridad es que nuestros hijos sean felices.